Publicidad

domingo, 26 de abril de 2009

DELINCUENCIA JUVENIL EN EL PERÚ: UNA REALIDAD PERMANENTE

Hace algunos años eran niños que jugaban con la pelota en las pistas de los barrios. Hoy, esos muchachos, organizados en pandillas, son avezados delincuentes que han cambiado el balón de fútbol por las armas de fuego, apoderándose de la vida y tranquilidad de sus vecinos.

Las cifras son duras y directas. La delincuencia juvenil, cuya principal expresión es la pandilla, se ha incrementado alarmantemente en los últimos años. En muchos lugares existen vecindarios literalmente “tomados” por estos grupos, quienes aprovechan la inacción policial para sembrar el pánico entre los moradores. Según cifras de la Policía Nacional del Perú, son 12,128 los vándalos que integran un total de 410 pandillas. Sin embargo, de acuerdo a estudios independientes –y a la misma realidad- el número de pandillas sería más de 500.

Estos adolescentes y jóvenes han ingresado al negocio de la venta de drogas y la extorsión, por lo cual los enfrentamientos entre ellos son cada vez más frecuentes: cada grupo busca imponerse en su zona. La guerra a muerte entre dos bandas chalacas, “Los Malditos de Castilla” y “Los Noles de Loreto”, son un claro ejemplo de esto.

Lo que es más preocupante aún es que muchos de estos grupos han perfeccionando su "modus operandi", al punto de convertirse en verdaderas bandas del crimen organizado. Inclusive, se comenta que algunos de los cabecillas más peligrosos tendrían contacto con los temerarios “Maras” de Centroamérica, considerados los más sanguinarios del mundo.

Con este alarmante panorama, resulta lógico cuestionar la actuación de las autoridades competentes. Hasta el momento, las políticas represivas –que, para colmo, no se cumplen- solo han complicado este problema social.

¿Existen soluciones viables al problema? Es probable que sí, pero se requiere de un plan integral y multisectorial que hasta el momento no existe. Los especialistas recomiendan fomentar oportunidades laborales, intelectuales y recreativas, sobre todo en los lugares con mayor número de pandillas. En esa línea, un claro ejemplo es Surquillo, donde desde el 2004 se ha implementado un modelo de readaptación de los pandilleros, el cual les brinda trabajo como vigilantes o en el cuidado de parques y jardines. Los resultados son alentadores.

Por lo pronto, veamos extractos de algunos reportajes sobre pandillas juveniles y algunos de sus principales exponentes.

Escribe: Erwin Valenzuela

(Fuentes: *Reporte Semanal *Prensa Libre * Detrás del Crimen * Día D)

(Música: Rubén Blades - "Pedro Navaja")

9 comentarios:

Miguel Chávez dijo...

La delincuencia juvenil es una forma de violencia que ultimamente está incrementando en el Perú,con las pandillas como principal expresion de ésta conformada por jóvenes de entre 13 y 21 años de edad. A la mayoría no le ha ido bien en la escuela y muchos hasta han abandonado sus estudios antes de terminarlos. A menudo tienen familiares que han estado en las pandillas. Usualmente los jóvenes más involucrados en las pandillas tienen historial de estar sin supervisión adulta diariamente por largos periodos de tiempo desde una temprana edad. Estos jóvenes se unen a las pandillas en busca de aceptación, compañía y reconocimiento y las autoridades no hacen casi nada para detener o por lo menos reducir la delincuencia. Ahora hay algunos movimientos terroristas que están volviendo a atacar distintas zonas del Perú

PD:Profesora Gianina pongame 20!!
PD#2:Yo no le hice nada!!por que se molesta conmigo T_T

Anónimo dijo...

gerger

Anónimo dijo...

la delincuencia es algo grabe para la sociedad, en especial para los niños y ancianos.

erwin valenzuela :::evalenz::: dijo...

Es un grave problema que tiene sus raíces en la pobreza y falta de oportunidades. Exigamos soluciones inteligentes y no solo represión.

puchin o mero dijo...

ola

Anónimo dijo...

Esto es un grave problema en estos últimos años,para poder combatir con la delicuencia ,lo primero que tenemos que hacer es que ya no tengamos más corruptos como autoridades

erwin valenzuela :::evalenz::: dijo...

Tienes razón, la corrupción se lleva el dinero que debería ser usado para evitar que muchos jóvenes caigan en la delincuencia.

Anónimo dijo...

LAMENTABLEMENTE YA SE PERDIO TODO LOS VALORES QUE TIENEN QUE EMPESAR POR CASA

Anónimo dijo...

Bueno estos es cierto y por otro lado se sabe que la mayoria de estos delincuentes pandilleros provienen de jovenes o niños abandonados por sus padres o de niños huerfanos que desgraciadamente encuentran en el pandillaje un refujio malo que solo les enseña a robar matar violar personas y delincuir ya que el pandillaje no es un refuigio es un refujio malo que solo te enseña a hacer maldades contra la sociedad en vez de ello a esos pandilleros deberian de meterlos a un centro de rehabilitacion para que que en vez de robar y matar se pongan a estudiar y trabajar y hacer algo bueno por la sociedad y el pais ya que ese seria un buen refujio y los convertiria en personas de bien..